jueves, 18 de febrero de 2010

Olor a Sol

Almas desiertas,
corazones helados
buscando calor.

-Malditos grises! Siempre iguales, siempre oscuros invadiéndote por fuera y peligrosamente por dentro.- Resoplo y miro hacia el cielo esperanzada.

La sonrisa brota en mi cara al primer rayo de sol. Mi cuerpo hormiguea deleitándose del contacto. Me paro en la calle. El resto no importa. Levanto mi rostro enfocándolo al sol como girasol en busca de su sustento.

En otra vida tal vez fui una flor necesitada de mucho sol.


 
;