viernes, 12 de febrero de 2010

AMOR se escribe...


con A de auto-convencimiento,
con M de momentos,
con O de obligaciones,
con R de recuerdos.


Porque no es oro todo lo que reluce ni amor todo lo que se designa como tal. Porque se acercan las fechas de San Valentín y todo es un mecanismo comercial. Ya no queda espacio para las largas cartas de amor sino ahora los enamorados se exigen algo más material. Todo es llevado a puntos y estadísticas comerciales simples beneficios globales.

¿Y aquellos que aún escriben de corazón lo que sienten? Y encuentran algún objeto material, por casualidad, o con mucho esfuerzo que quieren dar a otro porque saben que les hará sonreír, que les gustará. ¿Qué verán reflejados en los ojos del otro: el esfuerzo, el conocimiento sobre lo especial que es para él/ella? ¿O el lamento por la caída de otro ser en lo superficial del evento?

 
;